Archivo de la categoría: Mi Minibombón

Primer Cumpleaños de Minibombón

La gente dice que el tiempo pasa más deprisa cuando eres feliz y razón no les falta. Hace unos días, concretamente el 18 de julio, mi pequeño Minibombón cumplió un año. Lo pienso y no me lo creo. Parece que fue ayer cuando saliamos camino al hospital para verte por primera vez y ya tienes más de un año. Mi bebé pequeño, tiernito y tranquilo se ha convertido en un bebé grandote, independiente y salvaje muy movido, un bebé que no para quieto en ningún momento. Hace unos días que hemos celebrado el gran evento, el primer cumpleaños de Sigue leyendo

Minibombón con nueve meses

Pues sí, parece mentira pero en dos pestañeos Minibombón ya tiene nueve meses. Parece mentira que lleve ya el mismo tiempo “fuera” que “dentro” y que como aquel que dice ya mismo cumple un año, si es que el tiempo pasa volando y más cuando eres feliz. Aprovechando la revisión de médica que le tuvo hace unos días hoy os voy a poner al día de como es

Minibombón con nueve meses

Como cualquier hijo para cualquier madre mi bebé es lo más listo, lo más guapo y lo más Sigue leyendo

Así, sin más, ya tienes siete meses

A ver Minibombón ¿a ti quien te ha dado permiso para crecer tan rápido? 😢 No puedo entender que te miro y así, sin más, tienes siete meses, bueno, realmente ya te acercas a los ocho. Pero si ya llevas casi tanto tiempo fuera como dentro. Madre mía, que alguien me explique como parar el tiempo para tenerte así siempre, mi bebé salvaje tiernito.

Pues si, hoy toca abrir los ojos a la realidad y ver que mi bebé crece por momentos y que

Ya tienes siete meses

¿Cómo eres a tus siete meses? Pues eres un bebé “apretao” y grandote, y yo muy mala madre Sigue leyendo

Fotofinde: Minibombón a la fuga

Minibombón cada día está más grande, cada día me sorprende con algo, pero lo que no esperaba es la vena fugitiva. Este finde ha intentado por activa y por pasiva emular a “El Fugitivo” ha querido ser Minibombón a la fuga, ha intentado liberarse de la hamaca de todas las maneras posibles, aunque obviamente no lo ha conseguido ha sido divertido ver sus esfuerzos e intentos por lograrlo. No se enfadaba… bueno al final sí, pero llegados a ese punto le hemos liberado, que tampoco es cuestión de hacerle sufrir. Hace dos días casi ni se movía y ahora ya Sigue leyendo

Minibombón con 4 meses

El día 18 mi Minibombón cumplió cuatro meses, me parece increíble lo rápido que pasa el tiempo.

En estos cuatro meses me ha enseñado que el amor es infinito, que el amor crece cada día con cada una de sus sonrisas, con cada una de sus miradas, con cada un de sus balbuceos. En estos cuatro meses ha crecido muchísimo y nos ha hecho grandes a nosotros. Es un bebé alegre que es el ojito derecho de su hermana, el aprendiz de su padre y el príncipe de su madre.

Hoy os voy a hablar de sus avances, porque un bebé crece por momentos y no me refiero sólo
físicamente, cada día aprenden algo nuevo y eso no sé como explicarlo, pero se le nota, en la expresión de la cara porque es súperexpresivo, su cara de “flipado” me encanta, o  quizá sea en la mirada, no sé exactamente, pero se nota. Cuatro meses no parecen nada pero cuatro meses Sigue leyendo

Carta a mi Minibombón (I)

Querido Minibombón:

Este sábado cumpliste 16 semanas y es por ello que ya no “disfruto” de mi baja maternal, ahora estoy oficialmente de vacaciones. Pronto nos separaremos durante demasiado mucho rato cada día, pues pese a que la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, en este país en que vivímos a las 16 semanas ya es hora de volver al trabajo. Pero Sigue leyendo

La llegada de Minibombón III: Bienvenido

Y allí estábamos nosotros, camino al hospital, el camino corto más largo del mundo. Llamé a mi hermana para decirle que ya salíamos y la valiente dijo que se venía ella sola, la primera vez que venía ella sola en coche, con esos cuarenta kilómetros que nos separaban autopista incluída. Ahora sí que sí, al ritmo al que iban las contracciones y el dolor que ya notaba me hizo pensar que para la hora de comer ya tendría a Minibombón en brazos. La conversación en el coche era escasa, no pasaba de un “¿qué tal vas?” “bien bien” “¿sí?” “¡¡siiii (contracción) iiii!!” y así en bucle intercalando algún “ánimo cariño” eso sí con cara de “pobrecilla” acompañada de sonrisa forzada cual Jocker en Batman. Llegamos, aparcamos y nos dirigimos al mostrador. Allí un chico tecleaba algo en el ordenador y llegué yo, con cara de pocos amigos y armada con mi Sigue leyendo