San Valentín, día de amor, amistad y envidia

En plena resaca amorosa,  me encuentro admirando mi precioso ramo de rosas y de pronto me viene a la mente la pregunta: ¿de dónde surge? Entonces acudo a otro santo… San Wikipedia y el me cuenta lo siguiente:

Ayyyyy mi ramo que precioso!!

“San Valentín era un sacerdote que, hacia el siglo III, ejercía en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los
solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras.

El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados). El emperador Claudio se enteró y como san Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma, el emperador lo llamó a palacio. San Valentín aprovechó aquella ocasión para hacer proselitismo del cristianismo. Aunque en un principio Claudio II mostró interés, el ejército y el gobernador de Roma, llamado Calpurnio, le persuadieron para quitárselo de la cabeza. El emperador Claudio dio entonces orden de que encarcelasen a Valentín. Entonces, el oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín. Le retó a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y, en nombre del Señor, le devolvió la vista. Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. De todas formas, Valentín siguió preso y el débil emperador Claudio finalmente ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270. La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.”
Así que El Corte Inglés no tuvo nada que ver. Una vez descubierto esto me puse a pensar que para mí y para mi novio San Valentín no es más que el día 45 de los 365 días que nos amamos, pero a nadie le amarga un dulce y la maravillosa costumbre que tiene de regalarme un ramo de rosas ese día a mí me encanta. El viernes trabajé de mañana y los viernes acabo una hora antes, así que a veces no me llevo comida, llega un whatsapp, es él avisándome que está en la puerta con el tupper con la comida recién hecha, cosa que hace a menudo no sólo el 14 de febrero, total que bajo y ahí estaba él con mi (si me lo permitiis) ramazo de rosas.  Yo me emociono, las lágrimas se me escapan, me río, lo que realmente me emociona no es tanto el ramo, que sí eeeee, es el hecho de como se lo monta para que yo no sospeche,  aunque sabía que algo haría, me emociona que tenga esos detalles, que a lo largo del año sin que lo marque el calendario también los tiene. Tiene mil y una maneras de enamorarme cada día. Empiezo a ponerme ñoña jajaja en fin, entro al trabajo con mi ramazo y surgen los “oh! qué bonito/ qué detalle / vaya suerte/ etc” esa es la parte de San Valentín que supongo se referirá a la amistad, las amigas que se alegran por tu alegría y emoción, ese es el San Valentín que yo conocía. Todos sabemos que en el trabajo hay amigos, compañeros, conocidos y capullos (y no me refiero a las rosas en este momento) y entonces empiezo a escuchar “pues a mi no me gustaría que me regale flores es una fiesta comercial” “pues a mí no me gustaría que me trajese flores al trabajo, si le veo cada día para qué lo va a hacer” “lo importante no es que te regalen nada hoy, es quererse todos los días” “San Valentín es para los que durante todo el año pasan de su pareja y así por lo menos un día la tienen contenta” y podría seguir… A todas ellas les digo Y-U-NA-MIER-DA si la envidia fuera tiña ayyyyyyy madre mía!!! A todas esas se les caerían las bragas al suelo si les llega un ramo, que no les gusta pero no dejan de mirar… más de una y más de dos deseando están que les hagan un poco de caso y no entienden que otras personas se quieran y utilicen cualquier excusa para demostrárselo. 

La fofucha es un boli (los colecciono)

Respeto quien no celebre o se regale algo ese día, lo que no soporto son los comentarios mal intencionados. Pero lo mejor de todo es que esa envidia me hace darme más cuenta si cabe de la suerte que tengo, por que no son las rosas, es el traerme la comida recién hecha al trabajo, esas notitas que te encuentras, esas cenas especiales, esos ratitos de sofá,  el que no se acabe el tema de conversación y que al mismo tiempo a veces ni la necesitemos y disfrutemos de nuestro silencio, el estar de acuerdo en todo y en nada, las carcajadas que sólo el sabe provocarme, ese hombro en el que siempre me puedo apoyar… lo que decía el todo. Y sí, nos regalamos para San Valentín, él a mí rosas y yo a él le hice cupcakes de corazón y cualquier otro día del año también lo hacemos y eso me emcanta así es como somos  por tanto lo único que puedo decir es: Viva él! Viva yo! Viva San Valentín! Vivan las rosas! Y viva la madre que le parió! Mi santa suegra por darme ese gran hombre que tengo a mi lado.

6 comentarios en “San Valentín, día de amor, amistad y envidia

  1. Stephanie (hastaelinfinitoyymasalla)

    Me encanta!!! Y yo siento envidia!!! Pero de la buena ehhh, tu disfruta de lo tuyo y los demas…que apechugen que cada uno sabe lo qe tiene en casa, si hablan es por hablar o por sentirse mejor con ellas mismas… Y aunque tengas tu opinion, quizas no te guste regalar o que te regalen, pero respeta ante todo al que si lo hace… Pues dicho esto!! Que me alegro mucho por ti, no solo por tu ramo, sino por la gran familia que habeis creado!
    Besitos!!!

    Responder

Con la ilusión que me hace no puedes irte sin dejarme un comentario :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.