A mis amigos

Todos nos hemos parado alguna vez a pensar que es la vida… Para mí la vida es un camino en el que van apareciendo y desapareciendo personas a tu alrededor, un saco que llenas con las experiencias que te forjan como individuo, una lucha constante entre lo que debes hacer lo que te apetece hacer y lo que haces… todos somos tres personas… la que aparentamos ser, la que queremos ser y la que realmente somos.
Nos caemos y nos levantamos por los golpes del destino, los que nos dan las personas que menos nos esperamos, que son los que más duelen, los que nos damos nosotros mismos con nuestros errores, que son de los que has de aprovechar para aprender o bien esperar a
volver a caer, los que nos dan incluso sabiendo de antemano que nos los van a dar, pero hasta que no nos lo encontramos de morros pensamos que al final no ocurrirá.
Amamos y odiamos a las personas que nos alimentan el espíritu… y amándolos y odiándolos nos amamos y odiamos a nosotros mismos, pues al fin y al cabo somos nosotros quienes escogemos a las personas que nos rodean. A veces el problema es una cuestión de “casting” eliges a quien crees que es amigo para apoyarte en los malos momentos y sin embargo esa persona te hunde más y por el contrario aquella otra persona que tenías prácticamente olvidada te tiende su mano amiga sin preguntar por qué te fuiste o por qué no llamaste durante tanto tiempo, simplemente acude te sonríe y te apoya.

Lo mejor es cuando encuentras personas que te engrandecen, que vuelcan su luz en ti y te muestran las cosas maravillosas de la vida, que te complementan, que comparten sin pensar en que ganan o que pierden, que no secan tus lágrimas sino que evitan que las derrames, y cuando inevitablemente las derramas hacen lo que sea para arrancarte esa sonrisa que tú piensas que ha muerto, con las que compartes horas de conversación y disfrutas de los silencios cuando son necesarios, que se alegran de tus victorias y te acompañan en tus derrotas para hacer juntos el camino hacia la calma del olvido, las que te perdonan sin que se lo pidas, las que perdonamos porque realmente lo merecen y somos humanos… todos nos equivocamos, las que valoran tus virtudes y te ayudan a corregir tus defectos, las que te oyen pero también te escuchan y te miran y además te ven.
A veces hay personas que están a tu lado toda la vida pero realmente no te acompañan nunca y sin embargo hay otras que están a tu lado de una manera efímera pero su recuerdo te acompaña hasta el fin de los días.
No quien más dice te quiero quiere más, ni quien más lo demuestra.
Hay personas que quieren inmensamente pero no saben como demostrarlo, hay muchos tipos de amor, y la amistad es uno de los más bonitos, tantas veces nos han dicho que no hay que perder la oportunidad de decirlo porque puede que mañana sea tarde, que… ¿por qué no? os quiero!! por ser como sois, por estar ahí, por aguantarme, por hacerme mejor persona, por ayudarme, por compartir conmigo mis grandes momentos tanto buenos como malos, por que pase un día o un año sin vernos sé que puedo contar con vosotros, porque si os necesito no he de llamaros ya estáis a mi lado, porque yo no soy yo sin vosotros. Ya sea por nuestra amistad de tanto tiempo o por esos momentos puntuales que hemos compartido, entiende que para mí eres un latido más de mi corazón, una risa más de esas que se nos escapan cuando estamos solos y nos viene un recuerdo, una anécdota de algo que hemos compartido, una pieza de mi puzzle…simplemente mi amig@. Dicen q quien tiene un amigo tiene un tesoro… vosotros me haceis inmensamente rica, para mí la vida sois vosotros.Con todo mi cariño… a mis amigos

2 pensamientos en “A mis amigos

Con la ilusión que me hace no puedes irte sin dejarme un comentario :)