Galletas de chocolate

Una de esas tardes que estaba aburrida se me antojaron galletas de chocolate. Pues dicho y hecho. Me puse a hacer la masa aprovechando que Bombón dormía para que cuando despertase ella me ayudase a hacer mis deseadas galletas.
Cuando se despertó mi pequeña pinche nos pusimos manos a la obra. Unos cuantos soles y lunas y algunos corazones.
Lo mejor de hacer galletas con Bombón es la cara de alucine que ella va poniendo durante el proceso, además de todo lo que nos vamos comiendo durante la elaboración de las mismas, lo que se conoce como test de calidad que rematamos al final de la tarea con un buen vaso de leche. Resumiendo, que nos pinemos finas filipinas. Aunque el que más disfruta es Axel que es súper goloso, fue él quien me “invitó” a iniciarme en el mundo de la repostería ya que echaba muchísimo de menos su época de catador oficial, cuando vivía con su hermana en casa, también aficionada al mundo del dulce. Al casarse ella y marcharse, su catador oficial pasó a ser mi cuñado, aunque sigue trayendo a casa alguna de las maravillas que hace. Empecé a “hornear” por amor y se ha acabado convirtiendo en una de mis aficiones favoritas.  Aquí os dejo algunas de nuestras delicatessen galletiles de las que Bombón dice que están “isius” lo que viene a ser “delicious” y en mi pueblo se llaman “tremendas” y Axel ni si quiera dice nada porque no pierde tiempo en hablar, sólo come.

8 comentarios en “Galletas de chocolate

Con la ilusión que me hace no puedes irte sin dejarme un comentario :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.