La magia del 11

Hay números que por algún motivo son especiales para cada uno de nosotros, no me refiero al número de la suerte, ni al número favorito, me refiero a que de por sí son especiales.
En mi caso ese número es el 11 ¿por qué? Pues porque se lo ha ganado a pulso. Fue un 11 de julio de 2011 cuando me enteré que estaba embarazada de mi Bombón (como os conté aquí) habíamos pasado tanto hasta llegar al momento de escuchar la frase “Estás embarazada” que no me lo podía creer, fue uno de los momentos más importantes de mi vida, creo que fue el día que más he llorado en toda mi vida, de alegría por supuesto, pero ese día creo que no me deshidraté de milagro. Sólo por ese hecho el 11 ya se convirtió en un  número importante para mí.
Para reforzar esa fortaleza justa y exactamente 8 meses después nació mi Bombón, un maravilloso 11 de marzo (como ya os conté aquí) ese sí que fue un día especial, mágico, maravilloso, podría decir que ese no fue un día, ese fue “El día” y además nació a las 11 de la noche, bueno para ser exactos a las 23.32, de ese día lo recuerdo absolutamente todo, excepto el dolor del parto, que sabio el cerebro que borra esa parte para que el recuerdo más maravilloso de mi vida sea total y absolutamente perfecto, recuerdo todo al detalle, las charlas con mi Rubio, los olores, las sensaciones, la felicidad absoluta al tener a mi pequeña encima de mí, piel con piel, los nervios hasta que finalmente nació y estaba todo perfecto y saber al fin que era una niña. Todo. Ese momento lo confirmó, el 11 era mi número especial, por tanto me casé un 11 de octubre, ha sido lo único que yo he escogido que ocurra un 11, el segundo mejor día de mi vida del que tengo pendiente hablaros, fue… simplemente perfecto, no cambiaría nada, mi gente, la playa, esa felicidad que podías palpar en el ambiente, ver la sonrisa de todos acompañándome hasta el altar, no os voy a dar muchos detalles por que si no me alargo y no me queda nada para la entrada que tengo mega pendiente sobre ese día.
Pero el 11 no estaba satisfecho del todo así que todavía le quedaba algo por enseñarme.
Como sabéis mi Bombón y yo disfrutamos de la lactancia y soy una gran afortunada ya que desde junio de 2011 no he tenido el periodo, bueno, miento lo tuve una vez en plan demo cortita en agosto del año pasado. Total que después de la boda, cuando el ajetreo grande pasó, de pronto empecé a sentir molestias en los ovarios y yo toda “ilusonada” intuía que había llegado el momento de que regresase a mí el período, así que iba a todas partes con mi salva slip o compresa en el bolso a la espera de ese momento, y es que aunque parezca mentira una parte de mí tenía ganas de que volviera, es algo que no entiendo, pero es así.  En cachondeo comentaba con mis amigas “ayyy me duelen los ovarios,  me va a venir la regla, volveré a ser feliz de ser mujer” (nunca entendí ese anuncio) los días pasaban y nada, así que yo empecé a preocuparme. Un día en casa de la tía de mi Rubio, me preguntó que si me pasaba algo, tenía mala cara y le comenté mi dolor de ovarios y que estaba a la espera que se presentase la sra menstruación al fin y ella me dijo “a ver si vas a estar embarazada” ¿embarazada? Nooooo pensé yo en ese tono de incredulidad en plan “pero que dices”, con lo que costó que llegase mi Bombón y ahora iba a estar embarazada a la primera de cambio… noooo, me repetía yo. A los días unos amigos vinieron a casa a traernos un regalo de boda, que no les había llegado a tiempo, yo llevaba esos días dándole vueltas a la cabeza con la voz de la tía de mi Rubio resonando en mi cabeza “embarazadaaaaaaa… embarazadaaaaaa… embarazadaaaaaaa” no quería creerlo, no por que no me hiciera ilusión si no por todo lo contrario, no quería ilusionarme con algo que veía improbable y luego de pronto me viniese al fin el periodo.
Los amigos que vinieron no eran “cualquier amigos” son “los amigos” a ella la conozco desde yo que sé cuando y mientras esperaba a que llegasen pensaba “voy a ir a por un test y ya está, me sale negativo y se me quitan los pájaros de la cabeza” primero me planteé hacérmelo con ellos en casa “te imaginas que sale sí, que ilusión que estén ellos para compartir ese momento” pensé, pero me eché atrás, sabía que si ocurría lo contrario lo más probable es que tuviese un pequeño momento de tristeza y no quería hacerles pasar por eso. Ayyyyy mi mente estaba hecha un lio, pensaba que sí, pensaba que no, ya no sabía ni que pensaba. Así que cuando salieron nuestros amigos por la puerta le pedí a mi Rubio que fuese a comprar el test mientras yo bañaba a Bombón, ya no podía más.
Y ahí estaba yo con mi Bombón en la bañera y el clear blue delante de mí y ese reloj de arena que parecía eterno, parecía que iba a parpadear hasta el fin de los tiempos y de pronto “Embarazada” el corazón me latía tan rápido que lo notaba en todo el cuerpo, leí aquella palabra 100 veces por lo menos y ahí marcó “2-3” marcando de esta manera las semanas de gestación.

test embarazo

Abrí la puerta del lavabo y mi Rubio lo supo, no hacia falta, pero se lo confirmé, vaya abrazo. Y de pronto… “¿sabes que día es hoy? Es 11” Hacía un mes que nos habíamos casado y ni habíamos pensado que día era, pero no podía ser otro, era 11. Decidimos no decirle nada a nadie, nunca se sabe lo que puede pasar, pero no pude resistirme y llamé a mi amiga que todavía iba en coche a su casa y a mi tía, después de enviarle a ambas una foto del test. Después de dos días no puede aguantarme tenía que contárselo a alguien y le mandé un mensaje a Carol, de “Mamá Ríe“, no la conozco en persona, pero siento su cariño en la distancia, por eso ella siempre tiene alguna exclusiva jajajaja
Y así hemos estado diciéndolo con cuentagotas hasta que ya hemos superado las 13 semanas y lo hemos gritado a los cuatro vientos dando por fin la buena noticia de manera oficial. La verdad es que hasta que no vi la primera ecografia no me lo creí del todo. Y llevo ya tres, aunque eso es algo que os contaré otro día, que hoy ya me he alargado mucho.
Ahora simplemente me dedico a restar días al calendario, disfrutando la etapa en la que dos corazones laten dentro de mí, esperando el momento en el que tendré a mi bebé entre mis brazos.

21 comentarios en “La magia del 11

  1. másqueelprimerdía

    Ohhhhhhh Enhorabuena guapísima!!!!! Que notición, me alegro un montón en serio!!!
    Disfruta mucho de estos momentos que tienen que ser increíbles, y vete contándonos cómo va creciendo tu bebé! 🙂

    un besito!

    Responder
  2. sonia bs

    Madre mía! Pues si que tenéis fijación por el 11. Yo este año hice 5 años de casada y me acordé mucho de ti porque sabía que estabas dando el "si quiero".
    Me alegro muchísimo de tu embarazo. Disfrútalo y seguid igual de felices.
    Un abrazo

    Responder
  3. elena entrecositas

    Lo que esta claro que el numero 11 te ronda!! Me alegro mucho de saber que ampliáis la familia. Ahora toca disfrutar el embarazo y me imagino a tu Bombón cuando se halla enterado de la noticia, se pondría contentisima. Ya nos contarás…
    Un besazo 🙂

    Responder
  4. Gen

    ayyyyyyyy qué bonito! FELICIDADES PRECIOSA!!! 🙂 🙂 me alegro muchísimo de verdad!!! Espero que vaya todo genial y te vea siempre igual de feliz 🙂 un besazo enorme guapa!!

    Responder
  5. una mamá muy feliz

    No tengo perdón de dios! Pero cómo se me pasa este post, con esa mención que me ha hecho llorar! Bueno ya lo sabes, te lo dije en su momento…me alegro tantísimo! Me hizo tan feliz esa felicidad tuya…

    Un besazo enorme y sabes q para estas noticias y cualquier cosa puedes contar conmigo…ayyyyy que te doy un abrazo apretaooooo

    Responder

Con la ilusión que me hace no puedes irte sin dejarme un comentario :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.