Archivo de la etiqueta: Conejo

Conejo con champiñones (o cualquier otra seta)

Hace tiempo que no comparto ninguna receta con vosotros, vamos a poner remedio a eso a la par que volvemos a darle un poco de vidilla al blog, que las telarañas ya casi casi que son parte de la decoración, aunque teniendo en cuenta que se acerca Halloween, tampoco queda mal del todo.
Pues al lío, en esta santa casa la verdad sea dicha, somos más de carne y hoy vengo con una receta de conejo que nos encanta. Conejo con champiñones (o cualquier otra seta que os guste). Sigue leyendo

Conejo guisado al ajillo

Hoy venimos con una receta “Conejo guisado al ajillo”. De esta receta hay miles de millones de versiones, esta que os traigo es la que hacemos en casa, pero como en todo, se admiten sugerencias.


Ingredientes:

  • Un conejo de 1.5kg más o menos
  • Aceite de oliva
  • 1 cabeza de ajos (8-10 dientes de ajo)
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 vaso de vino blanco (200 ml más o menos)
  • Tomillo (opcional, si se prefiere romero, aunque el tomillo al conejo le queda mmm)

Y ahora que ya lo tenemos todo, como se suele decir “al tajo”


Procedimiento

  1. Salpimentamos al gusto el conejo troceado y apartamos. Ponemos en una cazuela, mejor ancha y plana, el aceite, al estilo Arguiñano, generosamente, que haya una película que cubra toda la cazuela, a fuego medio alto que coja temperatura, y cuando ya ha cogido temperatura bajamos el fuego y añadimos los ajos pelados (podéis “aplastarlos” para que dejen más sabor.
  2. Doramos los ajos con el fuego bajo, que den sabor al aceite pero sin que se tuesten ni se pongan morenitos. Cuando veamos que ya están en el punto retiramos (5 minutillos más o menos) y los reservamos para después.
  3. Subimos el fuego y añadimos el conejo y lo hacemos vuelta y vuelta que coja ese tono doradito apetecible. En ese momento añadimos el vasito de vino, cocemos unos 5 minutos para que evapore el alcohol y añadimos los dientes de ajo que teníamos apartados junto al tomillo o la hierba aromática que os apetezca.
  4. Lo tapamos y cocinamos durante unos 20 minutos.

Y ya está, delicious! No hay más misterio, es súper sencillo. Si como en mi caso no tenéis una cazuela excesivamente grande, no pasa nada, lo doráis en dos veces y lo ponéis todo en la cazuela antes de añadir el vino, cuando estéis en la cocción final a los 10 minutos le dáis un meneillo para que se acaben de hacer bien todos los trocitos.
Veréis que la salsa se va espesando, al mezclarse el aceite, el vino y el juguito del conejo.

Espero que os guste (tengo que aprender a hacer mejores fotos, ya que las fotos no le hacen juaticia a la bandeja en vivo y en directo) y si os animáis a hacerlo ya me contaréis. Espero haberme explicado bien y si no pues preguntad que, como dice mi abuela, es gratis jejeje
Feliz día!