Archivo de la etiqueta: Aprendiendo

Fotofinde: Ratos en familia

Este finde me ha costado mucho decidir que foto poner. Ha habido un poco de todo. Así a grandes rasgos os puedo contar que el viernes para cenar nos dimos un homenaje y pedimos un durum, que desde que Bombón los descubrió se ha convertido casi casi en su comida favorita, vaya arte tiene comiéndoselo. El sábado entre otras cosas fuimos a comprar, confirmé que mi Bombón cada día es más maruja, le encanta ir al súper con su particular lista de la compra de cosas que ella considera
imprescindibles… ya os contaré… y el domingo tuvimos nuestra sesión de cine semanal con Kung Fu Panda, la 1 y la 2, su colección de películas crece por momentos y nos bañamos juntas Bombón y yo, que es algo que nos encanta. Los fines de semana me encantan ya que es cuando más disfruto de mi Bombón y mi Rubio.
Mis momentos favoritos son cuando veo a través de sus ojos que descubre o aprende algo nuevo. Por eso la foto por la que me he decantado es jugando con una de sus cosas favoritas, su pizarra, porque me encantan esos momentos y porque consideraba que la del baño, de mi Bombón abrazándome, podría resultar algo eroticofestiva, más teniendo en cuenta lo salidísimo que va todo el mundo este finde con el estreno de la película “50 Sombras de Grey”.
Y así es como me explica ella que cada número representa una cantidad en concreto.

¿Y vuestro finde qué tal ha ido?

document.write(”);

Ahorrando, ahorrando la hucha se va llenando

Bombón está aprendiendo que las cosas tienen un precio, literalmente hablando, que no todo lo que quiere se puede tener al momento y es por eso que desde hace algún tiempo tiene una hucha. No soy el tipo de madre que le compra todo lo que quiere y he de decir que tengo suerte ya que ella tampoco es una niña caprichosa.
Ella ahorra en su hucha y cuando está llena o lo gastamos en algo que ella quiera o pasamos el dinero a la cuenta que le abrimos en el banco. Tiene una cuenta de “El Club Súper3” en La Caixa.
Tenía la clásica hucha de lata, pero nos hemos modernizado, han sacado una promoción que si ingresas 40 euros en la cuenta le regalan una hucha “moderna”.
La hucha en cuestión, tiene un contador digital que va contando lo que llevas ahorrado y además hace sonidos cada vez que metes una moneda.
Según el valor de la moneda emite un sonidou otro, para monedas de 1, 2 y 5 céntimos suena una especie de trompeta, para las de 10 y 20 céntimos, aplausos, para las de 50 céntimos, aplausos y silbidos, para las de 1 euro, súper aplausos y silbidos y para las de 2 euros, súper aplausos,  silbidos y ovación de “la gente”, así que ya podéis imaginar la fiesta que montamos cuando echamos una moneda de 1 o 2 euros. Y así jugando poco a poco aprende que “quien algo quiere algo le cuesta”

Así que una vez conseguida la nueva hucha, hicimos el traspaso de fondos.

Ella encantada con su hucha sonora, ya no queda ni una sola moneda perdida y abandonada por casa.

Y así está a día de hoy la hucha de mi pequeña ahorradora.
Y vuestros peques ¿empiezan a tener ya sus ahorrillos?
Feliz día!

El zoo de Bombón

¡¡Damas y caballeros!! ¡¡Pasen y vean!! ¡¡Hoy Bombón nos acerca al mundo animal!!
A Bombón le encantan todos los animales y cuando digo todos, me refiero a todos.
Es por ello y para que aprenda desde pequeña que un animal no es un juguete, que hay que cuidarlos, que son una responsabilidad, que desde hace un tiempo se encarga junto a nosotros del cuidado y mantenimiento de nuestro pequeño zoo.
Y diréis zoo, que exagerada, qué tendrá para denominarlo zoo, pues a eso venimos hoy, a presentaros a los otros miembros de nuestra familia.
Empezamos por Google, es nuestra perra, una beagle que está loca perdida y es una de las Sigue leyendo

Cocinando con mamá

La vida de una madre es muy dura, crías a tus hijos lo mejor que puedes y cuando menos te lo esperas ves como abandonan el nido. Como sabéis hace algún tiempo Bombón se emancipó, (os lo conté aquí) y claro ahora echa de menos las comiditas de casa, así que hemos empezado un pequeño cursillo de cocina para que ella y Peppa Pig estén bien alimentadas. Por la altura de Bombón lo más cómodo fue trabajar en el sofá.

Empezamos con algo sencillito, pollo rebozado, que le encanta. Yo hacía y ella observaba y repetía. 
Le pillo el truco y poco a poco se fue soltando. Hasta que ya la dejé hacer a ella sola y entonces empezó la fiesta de la harina y el pan rallado. Por un momento no sabía si estábamos en mi casa o en Sierra Nevada, pero nevadas terminamos las dos. 
Y como bien es sabido el aprendiz siempre supera al maestro y la cena le quedó estupenda. Como estupenda había quedado la mesa, el suelo, el sofá,  ella, yo… así que lo de recoger después ya se lo dejó a papá,  por aquello de repartir las tareas. Una casa es de todos y hemos de cuidarla y mantenerla entre todos. Y una niña es una niña, tiene y se tiene que manchar. Para eso existe la lavadora. Luego pensando llegué a la conclusión que se manchó más a propósito para poder estar después dos horas en la bañera jugando. Salió arrugada cono una viejecilla.
Faltan 2 días para su cumpleaños y hemos decidido que haremos una tarta de su querida y adorada Peppa Pig. Aunque no sé si haciendo eso en cierto modo practicaremos una especie de canibalismo, pero que le vamos a hacer, la vida gira entorno a esa cerdita, no puedo decir que la tenga hasta en la sopa (porque ningún lumbreras ha sacado pasta de sopa con la cara de la marranilla) pero la tendremos en el pastel. Próximamente os enseñaremos el pastel. Que tengáis un buen día!