Archivo de la etiqueta: Quejas

Fotofinde: Los amigos de lo ajeno

Este finde ha sido agridulce. Fuimos a nuestro refugio campestre, más conocido como El Cerrillo y unos desalmados habían entrado a robar. Robar está feo, pero rematar para joder, simplemente por hacer daño eso es de (introducir insulto al gusto) Total que mucho destrozo para cuatro cosas que se llevaron, me pregunto qué esperaban encontrarse en una casa en mitad del monte. Rompieron las dos puertas, no tuvieron cojones a pudieron abrirlas con las megacerraduras que puso mi suegro. Se llevaron una tele, viejísima y que al rato de estar encendida sale una mancha en mitad de la pantalla, el tdt y dejaron el dvd. Se llevaron las baterías de la placa solar, la sierra eléctrica, dejaron la bomba,
el transformador y la sierra circular, o sea las cosas más caras. Entre otros grandes tesoros, se llevaron 2 latas de redbull que teníamos a modo de florero y un mechero de la cocina, el que funcionaba, el roto por supuesto que no. En fin que hay que rehacer toda la instalación eléctrica, arreglar puertas y ventanas, comprar baterías y herramientas, pero bueno, como hay que sacar algo bueno siempre, para desquitarnos hicimos una pedazo de barbacoa y calçotada “que pa’que” y los peques lo pasaron genial, les encanta.
Mi Bombón, como experta montañera, se dedico a recoger palitos y piñas para el fuego y para nuestra Google. Así  que para no quedarme con mal sabor de boca he decidido poner una foto del momento paseo con mi hija, mi nieta y nuestra Google en busca de materia prima para el fuego, que mi Bombón iba recolectando en el cestito del carro de su bebé.

document.write(”);

Grande para seguir con la teta… sí claro

Ayer tuve que irme del trabajo antes de tiempo por que me encontraba mal. Me fui a urgencias y esperé pacientemente más de una hora y media a que me atendiesen.
Lo que me ocurría es que al ir al lavabo a hacer aguas menores me  molestaba, total que me hicieron ir a hacer pipí para analizarlo, pasado otro buen rato, me llamaron para decirme el qué.
Entro en la consulta y me explica la doctora que tengo infección de orina, cosa que yo ya preveía. Cuando me va a recetar el antibiótico oportuno le comento que doy el pecho “a sí?!” Me dice sorprendida, era una doctora joven, me pregunta entonces la edad de Bombón y le digo que dos años y me dice que claro, dando el pecho no me puede recetar prácticamente Sigue leyendo

¿Para qué me preguntan?

Hay situaciones en las que piensas que tu opinión realmente no vale nada, en las que te sientes como invisible, como que estás ahí rollo autómata simplemente por rellenar hueco, que tus amigos te tienen como un simple complemento a sus tardes de desidia.
El otro día me fuí de compras con una amiga. Al llegar a la tienda escogió el vestido mas horrible que he visto en mi vida. Si dijese que simplemente le quedaba mal, mentiría. Si dijese que le quedaba horroroso, mentiría… aunque menos. Si dijese que era un insulto a la vista, un recuerdo dañino para mis retinas… aún me quedaría corta, vamos que hasta he tenido pesadillas con él.
Total, ella entra entusiasmadísima al probador, abre la cortina y aparece ante mis ojos Sigue leyendo