Feliz cuarto cumpleaños Bombón

Querida hija,

te miro y no me lo creo ¿cuándo has crecido tanto? Y sin mi permiso, está tan lejano en el calendario aquel 11 de julio de 2011 cuando me enteré que ya existías dentro de mí, el día que supe que iba a ser madre y mírate hoy cumples cuatro años y yo sólo puedo decirte

Feliz cuarto cumpleaños Bombón

Así en color rosa como a ti te gusta y bien grande para que todos lo vean. A mí como buena
reina de mi casa me llena de orgullo y satisfacción tener una hija como tú. Una bebé niña tan alegre, tan cariñosa, tan MariSabidilla, tan cabezona, sí una niña ya, así te ven todos pero para mí siempre vas a ser mi bebé y es que por mucho que crezcas yo te sigo viendo pequeñita, y siempre te veré pequeñita. No puedo creer que hayan pasado ya 4 años desde aquel 11 de marzo, cuatro años desde el día que conocí a mi Bombón. Todos los momentos contigo son maravillosos de una u otra manera incluso cuando “me haces enfadar” que últimamente no son pocas veces es maravillosamente desesperante ayyyyyyy que cogido me tienes el punto, con tu sonrisita, tu carita de “yo no fui”, tus “te tieyo mamá, eyes mi mejoi amiga del mundo mundial y de todos los paises” si es que cómo me va a durar un enfado más de cinco minutos. Me has hecho tan fácil la maternidad, en todos los aspectos, desde la lactancia que fue algo maravilloso desde el primer momento, hasta la adaptación al colegio cuando por primera vez te “enfrentabas al mundo” sin nosotros. Puedo pasar horas y horas mirándote, viéndote simplemente dormir, enredando tu pelo con mis dedos que es algo que te encanta (herencia mía).

Me encanta cuando vemos pelis abrazadas en el sofá y las comentamos como grandes críticas de cine o cuando jugamos con la mesa de maquillaje, que ha resultado ser el regalo estrella de estas Navidades, tienes un estilo particular, porque cuando te pones artista te pones, pero oye que las modas nacen de algún sitio y quien sabe si tus mezclas de colores algún día crearán tendencia. Me encantan nuestras tardes de “cosas de shicas” como cuando vamos al cine y luego nos damos el capricho de ir al McDonald’s porque sí, porque como se suele decir “una vez al año no hace daño”,  me encanta ver lo grande que te sientes cuando marcas tú el billete del autobús o pagas en las tiendas.

Eres muy curiosa, cualquier cosa te llama la atención y todo lo tienes que saber y cuando te lo explicamos siempre acabas la conversación con un “aaaaaa ya lo entiendo mamá“. Eres una pequeña cotorrilla que no callas en todo el día, hay veces que llega a un punto que te tengo que pedir porfavor que te calles cinco minutitos, porque no me da la cabeza para todo y tú no tienes miramiento, lo mismo te da que suene el teléfono, que esté haciendo la comida o que esté en el lavabo, pero da igual que te pida cinco minutos porque no aguantas ni dos, quien me iba a decir a mí cuando vivimos aquel mágico momento en el que por primera vez me llamaste mamá que luego no habría quien te callase, pero por más que me queje en realidad a mi me encanta que me hables, que me cuentes tus cosas y hasta que me des la tabarra.

Me encanta todo de ti, tu sonrisa perfecta de traviesilla, tus ojos vivos y llenos de curiosidad, con ganas de comerse el mundo, tu abrazos y tus besos llenos del amor más sincero que nadie me ha demostrado jamás. Sólo espero que la vida te colme de felicidad, de buenos momentos y yo estaré allí para disfrutarlos a tu lado, pero sobretodo estaré cuando por algún motivo alguna lagrimita se te escape, o tu corazoncito sufra algún pellizquito, allí estaré yo para que te apoyes en mi hombro y veas que el sol siempre vuelve a salir tras cualquier tormenta por muy larga que sea ésta, también podrás contar conmigo cuando te equivoques, no para recriminarte esa equivocación, estaré para decirte que a todos nos ha pasado alguna vez y que lo importante es aprender de ello, nos esperan tantos grandes momentos que sólo puedo decirte que disfrutes hoy mañana y siempre, que disfrutes mucho que yo estaré aquí para disfrutar contigo, para allanarte el camino todo lo que pueda, para verte crecer, pero sobretodo para quererte por y para siempre, porque eres el motor de mi vida y yo sin ti no soy, porque ya sabes que como siempre te digo “yo sólo te traje al mundo, la vida me la das tú a mí cada día

Sólo me queda darte las GRACIAS por enseñarme tantas cosas, contigo he aprendido y aprendo a ser madre, me has enseñado lo que es el amor incondicional, tú me haces mejor persona, más fuerte, me haces sentir grande, me haces sentir especial, a través de tus ojos puedo ver un mundo nuevo, un mundo mejor. Tú llenas mi vida cada día de magia, de esa magia que desprende tu inocencia, tu amor me hace despertar cada día con ilusión, son tus besos los que me llenan de vida y tus abrazos los que me reconfortan en los días grises. Cuando pienso que mi amor por ti es lo más grande que hay en este mundo, con tan sólo una sonrisa tuya me demuestras que por increíble que me parezca ese amor puede crecer más y más y no dejará de crecer nunca porque tú lo alimentas cada día. Dedicaré todos los días de mi vida a procurarte la felicidad más grande del mundo tanto a ti como a tu hermano, porque simplemente vosotros junto con tu padre sois mi todo y yo ya no recuerdo qué era yo antes de ser nosotros.

Te quiero, te amo, te adoro y te reluciente mi vida, feliz cumpleaños.

8 pensamientos en “Feliz cuarto cumpleaños Bombón

    1. Yo Tampoco sabía Autor

      Gracias bonita! Lo pasamos genial hoy os cuento la fiesta q no veas lo q dió de sí jejeje Feliz día! Muack!

      Responder

Con la ilusión que me hace no puedes irte sin dejarme un comentario :)