Archivo de la categoría: Diario de una Boda

Diario de una Boda: La Ceremonia

Una de las primeras cosas que quisimos decidir fue cómo sería la ceremonia. Nos la imaginábamos o bien en el campo o en la playa, teníamos claro que será al aire libre, sabíamos que no sería por la iglesia ni en un salón de bodas, el salón para el banquete, pero para la ceremonia al aire libre (siempre y cuando no nos llueva… cruzaremos los dedos).
Nos casaremos el viernes en el juzgado y el sábado la ceremonia con la familia y amigos la realizarán mi hermano pequeño (que hoy en día ya me saca la cabeza y eso que mido 1.71) y mi prima. Haremos entre otras cosas el “rito de la vela”, consiste en encender cada uno una vela pequeña y con ellas encender ambos una vela grande. Las velas pequeñas simbolizan a cada Sigue leyendo

Diario de una Boda: El vestido y los futuros zapatos

Como soy un poco ansiosa, una de las primeras cosas que miré fue el vestido, es de lo que más ilusión me hacía de todas las cosas que tengo que comprar, y además siempre que voy de compras cae para todos antes que para mí, así que era mi momento de shopping para mí y sólo para mí. Una amiga me “convenció” para ir “sólo” a mirar, vamos con las niñas dijo… será divertido dijo… fui y me sentí la reina, me probé 4 vestidos, para coger ideas de como sería mi estilo, el tipo de vestido. Yo había visto estos programas en los que de pronto todo el mundo llora y la dependienta dice “¿Es este tu vestido?” y la novia del momento dice en pleno éxtasis de emoción con lágrimas en los ojos “Sí, es mi vestido” (siempre he deseado que acto seguido Sigue leyendo

Diario de una Boda: Con quién va la niña?

Una vez realizada “La pedida” empezó el tio vivo de preparativos. Las ideas iban y venian. Boda a lo grande en plan bodorrio o algo íntimo. Él es más de montaña y yo de playa. Él son ciento y la madre de familia y yo la mía en una mesita caben todos… y así suma y sigue. Decisiones, al principio todo era tomar decisiones. Nos poníamos de acuerdo con facilidad hasta que llegó el momento de decidir con quién estaría Bombón, él decía que debía (“debía” textualmente sin margen a cambio… eso creyó jajaja) estar con él esperándome en el altar…  “perdooooona??” Dije yo “tú apuntaste para niña, haber apuntado a niño, el hombre espera y la mujer llega después, en este caso la mujer y la mujercita en miniatura… si fuese un hombrecito en Sigue leyendo

Diario de una boda: La pedida

Tras 4 años y un día de nuestra primera cita (os la expliqué AQUÍ), el 5 de julio de 2013, al salir del trabajo mi Rubio me dijo que teníamos que acercarnos a la torre de su primo para que le revisara el coche. Yo llena de ilusión ante semejante “planazo” no pude ni contestar. Las ganas que tenía de ir a escuchar que si carburadores, bujías y vaya usted a saber eran… digamos indescriptibles, normal es la ilusión de toda madre al salir del trabajo ir a ver como trastean un motor en lugar de ir a buscar a su Bomboncito. En modo niña repelente empecé “¿falta Sigue leyendo