Archivo de la etiqueta: Amistad

Domingo de recuerdos: Querido Chispa

Mi querido Chispito, ya hace cinco años que nos despedimos, de la manera mas trágica y horrorosa posible. El otro día en instagram vi una foto de un gato que me ha recordado tantísimo a ti, que no lo he podido evitar y los ojos se han desprendido de mi tristeza a través de las lágrimas que se me escapan cada vez que pienso en ti.
Vivimos tantas cosas juntos, eras mi gato-loro, tan pequeñito, siempre acomodado en mi hombro, siempre juntos, dispuestos a descubrir los mares de la vida, tan pequeñito que hasta que no creciste un poco pensé que eras ella y no él y ya una vez descubierto, conservaste el nombre de Chispa, porque eras eso, la chispa de mi vida. Yo estaba sola, tan lejos de casa y sólo te tenía a ti mi gato-perro, ya que eras tan cariñoso, siempre venías cuando te llamaba. Recuerdo como jugábamos con las bolas de papel, como nos quedábamos en casa descubriendo canal sur, descubriendo programas como.”Se llama copla” y allí estaba yo, más agusto que todo recién llegada de Barcelona, en Úbeda, ese lugar que siempre llevo en mi corazón y al que siempre que puedo me escapo a disfrutar de su mar de olivos… y sus tapas.
Eras tan bueno que te podía llevar a cualquier lugar, escondido en mi chaqueta y la gente ni se daba cuenta que estabas hasta que asomabas tu blanca cabecita con esos dos “tiznaíllos” negros que tenías.
Recuerdo tus caricias, con esas suaves y rosáceas almohadillas. Recuerdo tus preciosísimos ojos verdes, llenos de vida y aquella mirada tan tierna. Recuerdo como ejercías de despertador todos los días,  con esas ganas infinitas de jugar y los días que te bañaba lo quietecito que te quedabas y luego jugabas con el aire del secador.
Recuerdo tu calor, tu suavidad, tu presencia, no diré que cada día pero casi y en esos momentos las lágrimas brotan por mis mejillas, es un dolor que nunca acabará de desaparecer. Recuerdo lo maravilloso que era llegar a casa y verte ahí, en la puerta esperándome, pero sobretodo te recuerdo a ti y lo mucho que te quise te quiero y te querré, siempre estarás conmigo. Recuerdo el día que te fuiste, lo injusto que fue, ojalá ese recuerdo pudiese borrarlo. El consuelo que me queda es saber que fuiste feliz, que tuviste una vida corta, pero plena e intensa. Que fuiste y te supiste querido. He tenido y tengo muchos animales y juro que a todos los he querido y los quiero, pero tú eras tú y junto a mi querida Nala sois loa dos seres, los dos miembros de mi familia a los que más he querido. Siempre tendréis un hueco importante en mi corazón.
Te quiero Chispillo.

Hoy no tengo fuerzas para contar que pasó con mi Chispillo, pero algún día os lo explicaré. Hoy sólo quería decirle a él, que todavía le quiero, que no le olvido y que siempre le echaré de menos.
Al igual que a mi Nala de la que ya me despedí aquí

Siempre estarás en mis recuerdos. Siempre vivirás en mi corazón.

Premio Mejor Blog Amigo

¡Qué me gustan los premios! y más cuando vienen de blogs que me encantan como el de “Una mamá muy feliz”  este premio es “El mejor blog amigo” y que me lo haya dado ella me me hace más ilusión todavía, su blog es de los primeros que descubrí y es poco menos que genial, al igual que ella.
Siguiendo las normas del premio, para mi la amistad es una relación de amor, en la que das y recibes lo mejor de cada uno, los amigos te hacen crecer como persona, te apoyan en los momentos necesarios, te “regañan”cuando lo mereces, te acompañan siempre sin necesidad de pedírselo, un amigo es una prolongación de ti y tu de él. En este mundo bloguero he encontrado personas increíbles de las que aprendo muchísmo, es increíble como sin darme cuenta ha llegado el punto en el que estoy a la expectativa de ver las nuevas entradas que publicarán, que cosas contarán, me encanta. Y cada día descubro más, son amigos en la distancia y por ellos me alegro de haberme iniciado en este mundo bloguero. Ya dediqué un post a la amistad, si queréis lo podéis ver “aquí”
Bueno y vamos ya con el premio

Precioso ¿verdad? Aquí os lo dejo para que lo podáis recoger:
<img border=”0″ src=”https://www.yotampocosabia.com/wp-content/uploads/2014/03/Premio-copia.jpg” height=”200″ width=”200″>

Y estas son las normas para compartir: 
-Nombrar a 10 blogs que merezcan el premio. 
-Contestar a la única pregunta: ¿qué es para ti la amistad? 
-IMPORTANTE: Cuando utilices la imagen del premio (bien en el post o como gadget) necesariamente hay que enlazarla con el siguiente post:
http://mimami-chic.blogspot.com.es/2014/02/premio-al-mejor-blog-amigo.html

Y mis premiados son:
“Hasta el infinito y más allá”
“MamáBicho y su bichito”
“Flordeliss quiero ser mamá”
“Mamá y su coquito”
“Wendiland”
“Aprendiendo a ser madre”
“Una mamá bloguera”
“Una sonrisa para mamá”
“Bebé teta y mimitos”
“Entre cositas”

Ahora a explicarnos que es para vosotros la amistad y a repartir el premio.
Saludos y feliz día a todos!!!

Domingo de Recuerdos: El día que Nala se fue

El día que vi por primera vez a Nala tuvimos un flechazo, ella se abalanzó sobre mí. Enseguida las dos comprendimos que íbamos a compartir al hombre más maravilloso del mundo. Nala era la perra de mi novio, pero decir eso es quedarse demasiado corto, Nala era su mejor amiga, su sombra, su leal compañera y en aquel primer instante que nos vimos supe que también sería muy especial para mí. Al irme a vivir con mi Rubio pasé a compartir la custodia de Nala con él. Una perra muy bien educada, cariñosa, atenta y protectora. Recuerdo nuestras siestas en el sofá,  como poco a poco se iba haciendo hueco, empezaba sentada a mis pies y acabábamos las dos tumbadas o sus posturas imposibles para caber las dos en el sillón.  Su cara de impaciencia mientras comíamos a la espera de que le cayese algo, pero desde el respeto ya que nunca se acercaba. Recuerdo las charlas que tenía conmigo misma con ella como única oyente. Recuerdo sus auto caricias poniendo su cabeza debajo de mi mano y moviéndose. He querido a esa perra más que a muchas personas.
Un día le salió un bultito entre el pecho y una pata delantera. Resultó ser una infección y la única opción era operarla, tampoco era una opción segura al 100%, si la operábamos perdería movilidad y toda su vida había sido una perra de campo correteando de aquí a allí, de perder movilidad le fastidiaríamos los dos o tres años que le podrían quedar (aunque era muy activa era ya mayor) Que dilema, mi parte egoísta quería que se quedase con nosotros pero ¿era justo para ella condenarla a estar prácticamente quieta? No. Me dolió pero lo entendí. Y simplemente la dejamos marchar sin que sufriese controlando en la medida de lo posible la infección que por suerte no era dolorosa para ella. El 7 de enero al despertarnos ella ya se había ido. Como la odié, sí, la odié por dejarnos con aquel terrible vacío,  por privarnos de su compañía, sobretodo a Bombón. La odié con todas mis fuerzas durante unos minutos. Y luego llegó el dolor total y absoluto, se me desgarró el alma, sentí como si alguien hubiese metido su mano dentro de mi pecho y me hubiera arrancado un  trozo de mí. Lloré su pérdida y me intenté consolar pensando y sabiendo que era lo mejor para ella, había tenido una buena vida y no se merecía un final triste y arrinconada. Pero a veces pienso en ¿y si la hubiésemos operado? Todavía estaría conmigo en el sofá roncándome. Sé que hicimos bien pero eso no mengua el dolor.
Echo de menos a la canguro de Bombón. Cuando Bombón era una recién nacida y se dormía en su hamaca al lado del sofá yo aprovechaba para dormir también, cuando Bombón empezaba a hacer sus ruiditos en plan “ya me he despertado” era Nala la que me tiraba del bajo del pantalón para avisarme. Ya cuando estaba embarazada se acercaba a mi barrigota cuando estaba sentada en el sofá,  con total suavidad pegaba su cabeza a mi barriga y se quedaba completamente quieta “escuchando a Bombón.
Quizás haya quien no lo entienda pero un perro es algo más que una mascota, es parte de la familia, siempre está esperando cuando llegas, no te juzga, te quiere con tus virtudes y defectos y mi Nala era la mejor.
Ella percibía si estabas bien o mal y actuaba en consecuencia jugando contigo cuando estabas contento, era incansable le podía tirar una piña 100 veces y la 101 se la tiraba y me metía corriendo en casa si quería acabar el juego y aún así venía mimosa a pedir más e igual de mimosa venía a consolarte si notaba que estabas decaído. Simplemente echo de menos a mi amiga con la que compartí tan buenos momentos y siempre la echaré de menos. Sé que lo que me queda de vida ella seguirá despertando mi sonrisa al recordarla y arrancando mis lágrimas como en este momento en el que vuelvo a ser consciente de que no la volveré a ver. Nala te quiero y te echo de menos. Echo de menos tu compañía, verte jugar con mi hija, como he dicho, simplemente echo de menos a mi amiga. Nunca te olvidaré.

Me encantaría explicaros más cosas sobre ella, pero en este momento ya no puedo seguir, contar esto ha sido más duro de lo que creía, quizás más adelante. Os dejo unas fotos de nuestros momentos

Nala, por todo esto y mucho más siempre estarás en mi corazón. Te quiero. 

¿Para qué me preguntan?

Hay situaciones en las que piensas que tu opinión realmente no vale nada, en las que te sientes como invisible, como que estás ahí rollo autómata simplemente por rellenar hueco, que tus amigos te tienen como un simple complemento a sus tardes de desidia.
El otro día me fuí de compras con una amiga. Al llegar a la tienda escogió el vestido mas horrible que he visto en mi vida. Si dijese que simplemente le quedaba mal, mentiría. Si dijese que le quedaba horroroso, mentiría… aunque menos. Si dijese que era un insulto a la vista, un recuerdo dañino para mis retinas… aún me quedaría corta, vamos que hasta he tenido pesadillas con él.
Total, ella entra entusiasmadísima al probador, abre la cortina y aparece ante mis ojos Sigue leyendo

Cuanto se quiere a una hermana

La mejor persona que he conocido en mi vida es mi hermana conocida mundialmente como Fresita, con una increíble paciencia y una dosis medida en partes iguales de simpatía y carácter, orgullosa sin perder la humildad, algo loca y soñadora sin dejar de tener los pies en el suelo todo ello sumado un amor descomunal capaz de llegarte con una simple mirada suya, nadie me ha querido como ella y nadie se merece mi cariño y respeto más que ella, es un pilar
fundamental en mi vida sin ella estaría perdida puesto que su papel de Pepito Grillo lo borda y Sigue leyendo